¿Por qué aumenta el deseo sexual en verano?

Piensa en mi, anticonceptivos, anticonceptivos orales

Durante años se ha teorizado que la época estival aumentaría nuestro deseo sexual. Por eso, decidimos hablar con una especialista que nos ayudara a desmitificar el tema.


Es probable que muchas veces hayas escuchado que el calor hace aumentar el deseo sexual. Pero ¿qué hay de cierto en esto?


Para dilucidar si efectivamente el sol y las altas temperaturas tienen relación con el número de encuentros sexuales que tienen las parejas durante el verano, decidimos consultar con Carolina Silva, especialista en disfunciones sexuales, quien nos aclaró si esta teoría es mito o realidad.


Menos ropa


Según la especialista esta afirmación no sería un mito, porque uno de los factores que incidiría en que aumenten los encuentros sexuales en verano es la menor cantidad de ropa que usamos durante esta época.


“Genera más espacios para la intimidad, hace que uno se arriesgue más. En cambio en invierno hay que reconocer que a uno le da hasta lata sacarse la ropa”, comenta Carolina.


Y es que a diferencia de lo que pasa en invierno, donde andamos cubiertas por capas y capas de ropa, las ligeras prendas del verano incrementan no sólo nuestro atractivo hacia el otro, sino que además facilita cualquier encuentro al tener menos prendas que sacar.


“El tener la piel más al descubierto intensifica las sensaciones receptivas. En una palabra, nos vuelve más sensuales, estando más en contacto con nuestro cuerpo y sus demandas”, afirma un artículo publicado por El País que cita el libro “Reencontrar el placer” de la psicóloga y terapeuta sexual norteamericana, Stella Resnick.


El relajo también ayuda


Otro de los factores que confirmarían este aumento del deseo sexual son las vacaciones. “Las actividades que uno realiza también tienen mucho que ver con nuestra predisposición al sexo. Si pensamos que en esta época uno hace puros panoramas de piscina, de playa o simplemente tiene más tiempo para estar relajada en la casa, no es tan raro que nuestros encuentros aumenten, ya que estamos menos estresadas”, dice Silva.


Algo con lo que concuerda la sexóloga y ginecóloga Francisca Molero, del Institut Clinic de Sexología de Barcelona, quien señaló a El País que “la falta de responsabilidades laborales, la mayor exposición de unos cuerpos más cuidados –la gente vigila más su alimentación y el bronceado suele favorecer a todo el mundo- y el hecho de que se esté más tiempo en la calle y se interactúe más con la gente, hace que nuestras ganas de sexo y las oportunidades aumenten considerablemente”.


La luz solar eleva nuestro apetito


La luminosidad también posee un efecto en nuestra sexualidad, principalmente debido a la mayor producción de serotonina, un neurotransmisor que se produce en el cerebro y que nos hace sentir bien y nos proporciona sensaciones de placer.


Lo concreto es que ésta aumenta con el ejercicio físico, la luz solar y la buena alimentación, y tiene un directa relación con que se incremente nuestra excitación sexual, como sentencia Ray Sahelian, experto en ciencia y nutrición, en El País.


Además, según el mismo artículo, diferentes estudios del Boston State Hospital, realizados por el doctor Abraham Myerson, encontraron que los rayos ultravioleta incrementaban el nivel de testosterona en los machos en un 120%, mientras que en las hembras liberaban estrógenos, lo que favorecía la ovulación.


¿Más sudor, más excitación?


“El hecho de transpirar más también puede ser un afrodisíaco”, señala Carolina Silva, agregando que “muchas de mis pacientes me lo han comentado y yo también coincido en que es mucho más excitante ver a alguien transpirado que a alguien que tenga frío y se quiera puro tapar”.


Sin embargo, no es de extrañar que para algunas lo anterior genere el efecto contrario, porque “el tema de los olores  jugaría en contra”, indica la misma especialista, agregando que el exceso de calor incluso podría causar irritabilidad. “Puede incluso que aleje más a la pareja en algunos casos, que se agobien con tan altas temperaturas y en vez de propiciar el sexo lo terminen evitando”, finaliza.

 

------------------------------------------

Disponible en www.biut.cl/parejas-y-sexualidad