Cuida tu piel en invierno

El invierno y las bajas temperaturas también afectan a nuestra piel. Es la primera barrera y, como tal, recibe todo el daño. Sin embargo, no todas las personas ven afectadas su piel de igual forma, y hay que considerar las características especiales de este órgano para brindarle los cuidados necesarios.

 

La piel normal aumentará la secreción sebácea, con lo que podrá protegerse de las bajas temperaturas de manera natural. La piel sensible, por otro lado, sentirá el cambio. También se resentirán los labios, que no tienen glándulas sebáceas, y las manos, que están muy expuestas al frío.

 

Cuidados de la piel

 

Quienes tienen la piel muy seca deben utilizar cremas más espesas y grasas, que aporten los lípidos que no genera la piel. Un compuesto a buscar dentro de las cremas es el pantenol y el bisabolol, para proteger y calmar la irritación. En el caso de los labios, lo mejor es usar bálsamos con manteca de karité, vaselina, aceite de parafina, dimecotina o lanolina. Estos productos formarán una película protectora que evitará la deshidratación.

 

La noche es un buen momento para profundizar en los cuidados. Por eso, se recomienda usar una o dos veces por semana un exfoliante suave en los labios, que puede hacerse con azúcar y aceite, o simplemente se puede pasar el cepillo de dientes con suavidad y luego aplicar el bálsamo labial.

 

En el caso de las manos, es mejor evitar tenerlas húmedas en el frío, ya que esto provoca mayor sequedad. Se recomienda usar guantes, y también crema de manos con lanolina o vaselina, y aplicarla varias veces al día, sobre todo en la noche, para reparar.