Caldo depurativo que te ayudarÁ a perder peso

Los ingredientes de este caldo no solo favorecen la pérdida de peso, sino que también impulsan la función de órganos como el hígado o los riñones y mejoran nuestra salud general.


Una de las maneras más sencillas de facilitar la pérdida de peso cuando estamos mejorando nuestro estilo de vida consiste en tomarnos cada día un caldo depurativo a base de alimentos con propiedades purificadoras, diuréticas y laxantes.


En este artículo te explicamos qué lleva este caldo, así como la manera de prepararlo y consumirlo para que te ayude a perder peso de manera saludable.


Tomarnos un caldo depurativo para facilitar la pérdida de peso, como complemento a otras pautas de alimentación y de ejercicio, es una opción muy recomendable por los siguientes motivos:


- Es fácil de preparar y lo podemos elaborar nosotros mismos, a nuestro gusto. Así nos aseguramos de que no lleve demasiada sal, saborizantes, etc.


- Promueve la eliminación de líquidos, los cuales nos causan hinchazón y pesadez (además de aumentar nuestro peso).


- Tiene propiedades laxantes, ya que el intestino debe funcionar de manera equilibrada para facilitar la eliminación de toxinas.


- Es una manera sencilla de asegurarnos que bebemos suficiente líquido durante el día.


- Lo podemos tomar frío o caliente, de manera que se convierte también en una bebida reconstituyente que nos evita tomar zumos u otras bebidas ricas en azúcares o edulcorantes.


- Además de ayudarnos a adelgazar, también mejora el funcionamiento del hígado, los riñones y el intestino, lo cual repercute en nuestra salud general.


- Es un tratamiento muy económico.


¿Qué ingredientes usamos?


Hemos seleccionado ingredientes que sean fáciles de encontrar durante la mayor parte del año. Te detallamos cuáles son, así como las cantidades que necesitaremos para el caldo depurativo diario.


- 1 cebolla mediana


- 1 rama de apio pequeña


- ½ taza de col (100 g)


- 1 pizca de sal marina o 3 cucharadas de agua de mar (30 ml)


- Una cucharada sopera de aceite de oliva, aceite de coco o aceite de lino (15 g)


- 1 pizca de pimienta de cayena


Cebolla


La cebolla, rica en minerales como el magnesio, el calcio, el cobre, el hierro, el silicio y el azufre, y en vitaminas A, B, C y E, es un alimento muy beneficioso para mejorar la función de los riñones y facilitar la eliminación de líquidos.


Debido a estas propiedades diuréticas, hay que tener en cuenta que es mejor consumir el caldo antes de la hora de la cena, para evitarnos las ganas de orinar durante la noche.


Apio


El apio es también un ingrediente habitual en todo tipo de sopas y caldos, gracias a su delicioso y suave sabor. No obstante, su propiedad principal es su capacidad depurativa, ya que mejora el funcionamiento del hígado, la vesícula biliar y los riñones.


Estos beneficios nos permiten bajar de peso de manera saludable a la vez que mejoramos nuestra salud, lo cual va a repercutir en una mayor energía y un mejor estado de ánimo.


Repollo


Hay muchas variedades de repollo, de diferentes colores, y podemos elegir la que más nos guste o alternarlas, ya que todas son beneficiosas para elaborar este caldo depurativo.


El repollo nos ayuda a eliminar líquidos y grasa de nuestro cuerpo, por lo cual es un ingrediente imprescindible. A pesar de que su olor no es muy agradable, al caldo también le va a dar muy buen sabor.


Cayena


Esta sencilla especia picante esconde unas propiedades sorprendentes para adelgazar, ya que nos ayuda a digerir mejor las grasas y aumenta el metabolismo, lo cual significa que vamos a tener un mayor gasto energético y, por lo tanto, de calorías.


Además, mejora la circulación sanguínea y nos ayuda a expulsar la mucosidad.


Si nos cuesta mucho consumir picante podemos empezar por cantidades muy pequeñas: una pizca es suficiente.


Si aun así no la digerimos bien, podemos probar de sustituirla por ajo o por jengibre.


En cambio, si nuestro cuerpo la tolera bien, sentiremos cada vez más la necesidad de ir aumentando la cantidad, siempre y cuando no nos ocasione trastornos digestivos.


¿Cómo lo hacemos?


Herviremos todos los ingredientes con 1,5 litros de agua durante 30 minutos.


Colaremos el caldo y lo tomaremos en ayunas y a lo largo del día, separado de las comidas.


Los restos de las hortalizas que nos sobrarán del caldo pueden usarse en guisos, tortillas, revueltos, salsas, etc.


También podemos triturar las verduras con un poco de avena molida y agua y tendremos una deliciosa crema para la cena, muy adecuada para dietas de adelgazamiento.


------------------------------------------

Disponible en mejorconsalud.com