DISFUNCIÓN ERÉCTIL, UN PROBLEMA MÁS COMÚN DE LO QUE CREES

Culturalmente en nuestra sociedad se ha dado un status de masculinidad a la erección, donde los que no la consiguen pierden “hombría”. Es por ello que se este tema se mantiene muchas veces oculto, incluso entre la pareja. Con el surgimiento del viagra, el tema empezó a ser conversado e incluso fue motivo de bromas, pero es muy importante reconocer que el tema quedó en la palestra y muchas personas se atrevieron a contar y tratar su problema.


Pero, ¿qué es la disfunción eréctil?


Es comúnmente llamado impotencia sexual masculina, es la incapacidad persistente de conseguir o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria. El uso del tampón data desde 2000 años atrás. En el siglo VI las mujeres ricas los usaban, eran hechos con lana, peinada y enrollada.

 

¿Cuáles son las causas más frecuentes?

 

• Causas psicológicas: el cerebro es nuestro principal órgano sexual, en este caso no hay problemas físicos, pero es sabido que es la causa más frecuente, a veces los sentimientos como ansiedad, depresión, problemas de pareja o estrés pueden afectar el acto sexual

• Problemas neurológicos: en este caso los nervios que llegan al pene, no tienen el impulso suficiente, esto es frecuente en pacientes con daño en la médula espinal, esclerosis múltiple, diabetes o intervenciones quirúrgicas.

• Problemas vasculares: para lograr la erección, el pene necesita un gran volumen de sangre, a veces por problemas arteriales (daño endotelial), los vasos sanguíneos disminuyen su calibre el flujo baja, esto se asocia mayoritariamente a personas fumadoras, hipertensos, diabéticos, dislipidémicos (colesterol elevado), y algunas enfermedades cardíacas.

• Causa farmacológica: existen algunos medicamentos que disminuyen la erección, por ejemplo algunos antihipertensivos, antidepresivos, etc.

• Causas hormonales: al disminuir la hormona sexual masculina (testosterona), puede provocar pérdida de erección.


Tratamientos


Antes de todo, es importante saber que estos tratamientos siempre deben ser indicados por un especialista, para que pueda buscar la causa y con ello el mejor tratamiento.

• Tratamiento sicológico: si esa es la causa, hay que pesquisar, hacer sicoterapia o medicar.

• Manejo hormonal: si esa es la causa, es decir hay baja cantidad de hormona testosterona, se entrega un tratamiento sustitutivo

• Tratamiento vascular: cuando este es el origen del problema, se debe buscar la patología de base (que causó el daño vascular) como diabetes, hipertensión arterial, etc. También en esta área hay medicamentos específicos, que potencian los mecanismos naturales de erección, pero siempre acompañado de un estímulo sexual.

• También hay geles que se aplican en la punta del pene e inyecciones en el cuerpo del pene (cuerpos cavernosos) y prótesis, se insertan quirúrgicamente, y el usuario lo activa y desactiva a voluntad


Como vemos, existen múltiples tratamientos para el manejo de la disfunción eréctil, es importante que siempre consultes a un especialista (urólogo) que puede buscar la causa y ofrecer el mejor tratamiento a tu medida


Recuerda, la salud sexual es un derecho de todos y todas


 

Si tienes más consultas, escríbele a Natalia a través de

Consultas a la matrona